Estamos procesando su solicitud

¿Hola en qué podemos ayudarte?

x

Uso de la faja: Mitos y verdades


En el mercado actual, son muchas las preguntas que rodean el uso de las fajas.

Qué famosas las llevan, cuántas tallas pueden llegar a bajar, qué talla elegir, puede ser mala para la salud etc. Aquí te daremos respuesta a algunas inquietudes acerca de esta prenda reductora.


¿Qué famosas han puesto de moda la faja recientemente?



En el mundo de la farándula y entretenimiento, son muchas las celebrities que recurren a usar faja para poder lucir figura en cada uno de los eventos a los que acuden. Desde Michelle Obama, hasta Jennifer López, Beyoncé, Kim Kardashian… Son algunos de los rostros conocidos que utilizan este recurso para estilizar la figura.



¿Qué es lo primero que aconseja a una mujer que desea comprarse una prenda reductora?


Los aspectos importantes a la hora de escoger una faja son: 


-La talla, ya que nunca debe apretar en exceso

-El material, para que no genere reacciones alérgicas, y el tipo de uso que le quiera dar: desde el terapéutico -como un post operatorio o un post parto-, hasta la de moldear la figura.


¿Qué tipos de fajas existen en el mercado?



Se pueden encontrar diferentes tipos de fajas, dependiendo de la parte del cuerpo que se desea moldear. Si es después de una intervención quirúrgica es importante utilizar una que pueda ir reduciendo la inflamación y, después, se puede usar una más comprensiva. 


Si es después de un parto, lo ideal es usar una que se adapte a nuestro cuerpo sin apretar, para poderla llevar el mayor tiempo posible, para que la inflamación desaparezca de manera rápida. 


Y, por último, si es una faja para uso diario, podemos utilizar una talla menos de pantalón para ejercer una mayor presión, usándola las primeras semanas entre cuatro o cinco horas y, después, aumentar hasta un máximo de diez horas al día.  


¿Cuántas tallas se puede bajar con una faja?

Puede reducir una y hasta dos tallas.


¿Qué talla hay que elegir?


La oferta suele ser S, M, L, XL e incluso XXL y tiene que ser realmente la talla que tenga la mujer. Porque si es  demasiado estrecha puede producir problemas de salud y, una más grande, no conseguiría el efecto deseado. La talla correcta, además, se adapta al cuerpo y no produce ningún tipo de incomodidad: no se dobla, ni se sube…. Consulta nuestra tabla de tallas aquí

Para continuar navegando acepte su uso, en caso contrario la página web puede que no funcione correctamente. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de cookies.